miércoles, 21 de marzo de 2012

Las cosas que son hoy

21 de marzo.
Día oficial de la entrada del equinocio de primavera.
Aniversario del nacimiento de mamá.
Día mundial de la Poesía.
Día Internacional del Síndrome de Down.
Hoy, llueve (por fin)
...
Cuántas cosas abarca un día ¿verdad?
Qué difícil se hace a veces, poder con todo ¿no es cierto?
¡Hemos de recordar tantos aspectos en un sólo instante!
Todo puede cambiar tanto ¡en un solo segundo!
Pero no hay que asustarse, poseemos el centro de control de nuestros actos: nuestra mente y nuestra capacidad de elección.
Sí que es cierto que hay que entrenarlas (a la mente y a la capacidad de elegir) pero todo cuesta un cierto esfuerzo para los seres vivos ¿no?
¿Te preguntas cómo puedes entrenarte así, qué hacer?
Te ofrezco algunos trucos para hacerlo:

FOCALIZAR

La mente trabaja como un haz de luz que puede enfocar alguna cosa. Si colocamos ese haz de luz (la atención) en una sola cosa por vez, dejando las demás en la oscuridad, podemos centrarnos y tomar la o las decisiones apropiadas.

Por ejemplo: Tienes 8 cosas para hacer hoy y no sabes ni por donde empezar, ya que todo te parece igual de importante y desconfías de tu capacidad de llegar a todo.
Como lo que es necesario es que hagas, no importa que no puedas decidir qué es lo prioritario, desliza tu dedo sobre la lista, cuenta hasta  5 (por ejemplo) y allá donde se detenga el dedo es la tarea que has de hacer ahora, sin dilación, sin demora. 

Todas las demás, olvídalas. Si te vienen a la mente, recházalas. Se rechaza una idea cuando voluntariamente se piensa en otra. 
El espacio mental, al igual que el físico, no admite más que una cosa por vez. Por ejemplo, te viene la idea de que aún te falta mucho por acabar, entonces piensa: puedo hacerlo todo y bien, me encanta ser efectiva, confío en mí, yo manejo mi mundo...

Focaliza. Pon el foco. Mantenlo ahí. Manda y ordena en tu mente, esto es lo natural (no que manden en ti las ideas del pasado y de otros)

DECIDE CON FIRMEZA

Cuando tienes claro qué quieres, mantente firme. 
Piensa sólo y sólo en la probabilidad positiva. 
Abandona contemplar la posibilidad de fracaso. 
Sí, puedes fracasar, como también puedes morir en las próximas 24 horas, pero ¿lo piensas mientras vives tu día? Pues no, porque así no se puede vivir. 
Por eso, cuando tengas algo que quieres claro, afírmate en que sea sólo SÍ, imagina en tu mente sólo SÍ, piensa sólo en . Siente sólo el .
¿Por qué es tan importante el "sí"?
Porque nos adiestraron en el "no" mientras fuimos pequeños, y después, ya somos nosotros mismos quienes nos decimos "no" (no puedo, no merezco, no es posible para mí...)
Practica el "sí", dilo:
sí puedo - sí quiero - sí es posible para mí - si me doy permiso - sí merezco - sí, sí, sí -

Cuando hagas esto, recuerda Mundo Emocional y ¡compártelo con nosotros!