martes, 15 de mayo de 2012

PACIENCIA ¿Y CÓMO?

Lo escribía hoy en el Facebook de Mundo Emocional, la paciencia es una cualidad maravillosa, pero ¿cómo cultivarla, y sobre todo cuando nos urge un resultado?
La respuesta nos la da la Secuencia Emocional. Es curioso observar que cuando profundizas en los obstáculos y problemas que nos rodean, la Secuencia Emocional, siempre es la solución.

Sí, porque cuando PENSAMOS en lo mejor, nos SENTIMOS bien, y eso hace que ACTUEMOS en la dirección apropiada, y podamos DISFRUTAR de los resultados deseados.
Cuando pensamos que llegaremos a tiempo, que tenemos tiempo, que la serenidad es nuestra mejor aliada para ser lúcidos y eficaces, la verdad es que nos sentimos fuertes, valientes y capaces, y estos sentimientos nos hacen actuar con inteligencia, claridad, contundencia, determinación; esas cualidades provocan que los resultados que deseamos lleguen, y a tiempo.

El truco es ser capaz de estar tranquilo y activo a la vez (las creencias populares dicen más bien lo contrario), vivir intensamente y con pasión, pero exento de sufrimiento (porque estamos seguros que no hay nada que temer) y ser conscientes de nuestras elecciones para poder modificarlas cuando haga falta.

Viva la paciencia, que sí es la madre de la ciencia de vivir en paz (sin lucha), abiertos al propio amor (y al de otros) y gozando de todo lo maravilloso que somos y que nos rodea por doquier.

Caer en la trampa de que el mundo está muy maltrecho, que hay que repararlo, que es muy difícil (sino imposible) nos lleva a pensar que somos impotentes, nos sentimos aterrorizados, huimos o caemos en nuestras adicciones acostumbradas, hacemos las cosas mal, y naturalmente, los resultados sólo hacen que confirmar que desde luego el mundo no se puede arreglar y va a acabar con cada uno de nosotros.

Pues no. No caigamos en esta trampa. Practiquemos la Secuencia Emocional, hagámosla saber a nuestras personas queridas, no admitamos que la gente siga reafirmando las creencias negativas. Creemos el mundo que queremos en realidad, pero el nuestro. De el de los demás que se ocupen los demás...

Dijo un sabio: las cosas pueden ser como son, o como imagines que son (y se haga realidad) y Einstein dijo "en situaciones de crisis, la imaginación es más poderosa que el conocimiento".

¿Vas a dejar que las ideas negativas te exploten y dominen, o vas a poner tu pica en Flandes y vas a pensar como tú quieres realmente pensar (o sea, en lo mejor)?