viernes, 18 de mayo de 2012

EL CAMBIO QUE NO LLEGA

¡Qué pesado es cuando te esfuerzas por poner en marcha los cambios que deseas, y parece que lo consigues pero, sin darte cuenta, ya estás actuando como siempre...

Afortunadamente, hay personas que buscan respuestas. Bueno, pues para comprender el por qué de esta situación de cambio pero no llego a cambiar (grrrrr), también la han encontrado.

Se trata de un mecanismo cibernético de homeostasis (o reajuste) que hace que la desviación que provoca el cambio (que es exactamente lo que queremos) sea considerada indeseable y vuelve a los parámetros de antes.

Pues vaya gracia...Eso puede estar muy bien para los niveles de insulina en sangre, o similares, pero para la transformación personal, ¡es venenoso!

Si te pones a pensar seguro que puedes confirmar la realidad y potencia de este M.C.H.y entiendes por qué todos esos cambios deseables y todas las veces que los has buscado, se han...¡boicoteado!

Bueno, pues a pesar de ser una manera automática, podemos desactivarla.

Lo primero, por supuesto, es tomar consciencia de que existe y opera.

Lo segundo, analizar los peligros (según tus creencias y tus experiencias pasadas) que supone esta desviación.

Tercero, trabajar mentalmente redefiniendo esos peligros e implantando una nueva visión al respecto.

Te pongo un ejemplo: levantarte un poco antes por las mañanas.

Es algo que deseas hacer porque quieres in a correr un rato antes de ponerte a trabajar. Lo quieres de verdad. Pero no hay manera de que lo consigas.

Te has de preguntar ¿qué pasará cuándo me levante temprano, haga ejercicio y me sienta muy bien?

Pues tal vez que entonces no tendrás excusa para asistir a reuniones o eventos deportivos, sociales, lúdicos, ya que estarás en plena forma.

Por tanto, ese esfuerzo y el bienestar que supone se cortará pronto porque es una desviación peligrosa para lo que siempre ha sido de una cierta manera (no tener "tiempo" de hacer esas cosas), y tú sin saberlo, sólo sentirás que no puedes hacerlo.

De modo que si quieres desactivar tu MCH, has de trabajar con afirmaciones como:

- me encanta salir a correr con otras personas
- me divierte salir a hacer senderismo
- me encanta estar en forma a todas horas
- abandono las rutinas antiguas
- me amo tanto que me permito ser todo lo que soy

También visualizarte a ti mismo/a sintiéndote divinamente en todas esas situaciones novedosas, para que dejen de serlo (tu mente se acostumbre a ellas) y ya no haya ningún peligro que detener.

Observa y detecta a tu MCH, te limita tu ser y la consecución de tus deseos y sueños, ¡desactívalo!