lunes, 9 de abril de 2012

LAS CUATRO PIEDRAS QUE HAY QUE SORTEAR

PRIMERA PIEDRA

LO QUE DIRÁN

Estamos educados para poner al Otro en primer lugar. "No hagas ruido, que te oirán los vecinos", en lugar de "conecta con tu corazón y síguelo". 
Nuestros padres no tienen ninguna culpa ya que ellos mismos son víctimas de este tipo de creencias populares que nos limitan. 
Pero durante nuestros primeros años nos han ido inculcando pensamientos que nos niegan la libertad de elegir lo más favorable a nuestro ser y entonces nos hemos acostumbrado a seguir a nuestro policía interior en lugar de seguir a nuestros sentimientos.
"Lo que dirán" personas que ni nos conocen se convierte en el punto más importante de nuestras decisiones, conduciéndonos a resultados que tal vez les satisfarían a ellos, pero desde luego no a nosotros.

SEGUNDA PIEDRA

NO SOY CAPAZ, NO PUEDO

Es la consecuencia lógica de negarnos a nosotros mismos. Negarnos, decirnos "no" a lo que deseamos, a lo que vibra con nosotros, a lo que sentimos, a lo que nos atrevemos a experimentar...
Dijo un sabio que cuando "piensas que tienes razón, tienes razón; y cuando piensas que no la tienes, también tienes razón", de modo que sea lo que sea lo que nos acabamos creyendo, esas es la verdad verdadera para nosotros y desde luego si crees que no puedes, entonces no puedes...
Esta negación a nuestro ser, además de ser nefasta porque nos aleja casi irremisiblemente de quienes somos, nos impide experimentar realidades, situaciones, que nos harían madurar y crecer.

TERCERA PIEDRA

MIEDO A FRACASAR Y A ACERTAR

Sí, el miedo a fracasar lo entiende todo el mundo, pero hay otro miedo igual de potente sino más, que es el miedo a acertar, a tener éxito, a alcanzar lo que deseamos.
El miedo es el Gran Embustero, que nos presenta ante nuestros ojos las peores posibilidades, y por tanto nos impulsa a echarnos atrás, a huir, porque a nadie le gusta pasarlo mal ni sufrir.
Pero cuando se trata de tener éxito, el miedo también viene a engañarnos porque se une a la desconfianza en nosotros mismos y nos presenta la visión más terrible del éxito: llegar a él pero NO saber mantenerlo...!!!
Hemos aprendido a acatar órdenes desde muy pequeños, sin podernos cuestionar nada. El miedo se apoya en este entrenamiento para dominarnos y hacernos sus esclavos, permaneciendo siempre en lugar seguro, sin atrevernos a nada nuevo, sin osar cambiar nada, sólo porque "ha sido siempre así" y va, y nos lo creemos...!!!

CUARTA PIEDRA

VIEJOS HÁBITOS

Tantos años de entrenamiento tienen sus frutos: nos cuesta lo indecible cambiar hábitos perjudiciales por otros nuevos y favorables.
Lo entendemos perfectamente a nivel mental, de pensamiento, pero es chino para nuestras emociones, que son las únicas que nos pueden ayudar a transformarnos en quienes podemos llegar a ser.
Los viejos hábitos negativos (que nos niegan la posibilidad de elegir)se automatizan y ya ni nos damos cuenta de que existen y viven por nosotros. Sólo cuando algunos resultados nos dañan, quizás nos planteemos que algo no está funcionando bien....

Hay más piedras en los caminos, pero estas son importantes.
Trabajo nuestro es hacer que las piedras nos dejen caminar y gozar, a pesar de todo....