miércoles, 16 de noviembre de 2011

PALABRAS QUE MATAN


PALABRAS QUE MATAN

Conmemorando el Día Mundial de la Violencia de Género.
Hay palabras, que matan. El espíritu desde luego, el cuerpo, a veces.
Ya que hablamos de palabras, comencemos por definir algunas palabras con ayuda del diccionario:

AGRESIVO
Faltar al respeto, ofender, provocar, atacar
ABUSAR
Usar mal, excesiva, injusta, impropiamente, indebidamente, de algo o alguien
ABUSO
Infidelidad que consiste en burlar o perjudicar uno a otro, que por inexperiencia, exceso de bondad, afecto o descuido, le ha dado crédito
ACOSAR
Perseguir sin dar tregua ni reposo a un animal o persona
ACOSO
Perseguir, apremiar, importunar, a una persona con molestias o requerimientos
COMUNICAR
Hacerse entender al explicar una situación, pensamientos o sentimientos
CREENCIAS
Ideas a las que, sin cuestionarlas en absoluto, les damos crédito, nos las creemos, aceptamos que son la verdad. Algunas son positivas y otras son negativas, según las consecuencias de creer en ellas.
MALTRATAR
Tratar mal de palabra y/o obra, a otro. Menoscabar, echar a perder.
MALTRATO
Acción y efecto de maltratar
MODELO
Arquetipo o punto de referencia para imitar o reproducir
AUTOESTIMA
La capacidad de sentir verdadero amor por uno mismo
AMOR
Sentimiento que mueve a desear que la realidad amada alcance su mayor bien, a procurar que sus deseos se cumplan, y a gozar como bien propio el hecho de saberlo cumplido. Amor además, significa que hay aceptación, comprensión, apoyo y aliento, lealtad, comunicación, alegría, comodidad, naturalidad, entre otras cualidades.

Ahora pensemos en algunas creencias que nos vienen a la cabeza o hemos escuchado al definir a:

LOS HOMBRES                 LAS MUJERES                   LOS NIÑOS
Inteligente                              tonta                                       tontos
Poder                                    incapaz                                  incapaces
Miedo                                    arpía                                      ingenuos
Sabio                                     cobarde                                 dominados
Dominación                          dominada                              disciplina
Infiel                                       obedecer                              castigo
Violento                                 fiel/infiel                                 tiernos
Estúpido                                sacrificada                            obediencia
Si nos fijamos en la historia que nos precede, estas creencias han sido “creídas” por cientos de miles de personas, perpetuándolas en el tiempo.
Por ejemplo, a pesar de que el derecho al voto de las mujeres se hizo efectivo a principios del siglo XX, en Suiza hasta más allá de los años setenta, tuvieron problemas para hacerlo efectivo.
Los niños, hasta mediados el siglo XX, seguían siendo explotados desde muy pequeños y el derecho a la educación no se cumplía. Sin embargo, en el siglo XXI, hay miles de niños que todavía viven bajo la explotación y no pueden ejercitar su derecho a la educación.
Violar a las mujeres y a las niñas (y niños) sigue siendo algo aceptado como natural en muchos países del mundo en la actualidad. Los violadores suelen ser en su mayoría personas cercanas a la víctima, como el padre, el abuelo o el tío. El derecho de pernada, vigente hasta mediados del siglo XX, permitía que el dueño de las tierras violara a la recién casada, en su noche de bodas.
Como las personas creen que es algo “normal”, lo consienten. En el momento en que esta normalidad es cuestionada y se comprende que es “anormal”, las personas pueden rebelarse al maltrato, la explotación, el abuso y el acoso.

Recordemos la secuencia emocional:

PENSAMIENTOàSENTIMIENTOàACCIÓNàRESULTADO

La programación mental es el circuito de pensamiento-emoción-acción-resultado que hemos recibido desde que éramos niños.
Esta programación provoca que nuestra conducta, comportamiento, lo que hacemos, lo que es observable, sea automático y coherente con la cadena pensamiento-sentimiento.

Cómo ocurre la programación mental en la infancia

El niño aprende palabras antes de aprender a pensar
Lo concreto (objetos, acciones) lo aprende antes que lo abstracto (pensamiento, sentimiento)
Quién es y cómo es lo aprende con las palabras que oye sobre sí mismo (incluido el aspecto no verbal cuando lo dicen)
Cómo son las cosas, la visión del mundo, las aprende oyendo lo que dicen los mayores sobre cómo son las cosas y viendo cómo actúan sus mayores.
Todo lo que ve y oye, es más determinante, más influyente cuando lo ve y oye de personas a las que quiere y con las que el vínculo emocional es fuerte.

El diálogo interno que tenemos para poder comprender lo que está pasando. Cómo nos afecta y decidir cuál es nuestra respuesta y reacción, está influido en gran forma por lo que hemos visto y oído en nuestra infancia, y se ha confirmado al entrar en la adolescencia y en el mundo adulto.

Porque la realidad, es según cómo interpretamos lo que ocurre. Esta interpretación está determinada por nuestras creencias, que no son más que ideas que hemos aceptado que son ciertas sin ningún cuestionamiento.


Ejemplo:
Un niño o niña que ha visto y/o experimentado

-          agresividad
-          violencia
-          abuso
-          acoso
-          maltrato

Que ha escuchado y visto que los hombres deben ser violentos y agresivos para ser hombres.
Que ha escuchado y visto que las mujeres deben ser dominadas, que no valen nada sin un hombre a su lado, que son torpes por naturaleza, que hay que acosarlas para que respondan como queremos, y que hay que adiestrarlas con golpes y castigos porque sino no aprenden

ES MUY FÁCIL

Que de adulto/adulta, siga esos MODELOS.

Esta es la cuna del maltrato, del acoso, del abuso, de la violencia, de la agresividad, del asesinato: las creencias contadas con palabras y actos, que nos acabamos creyendo.

Así pues, si una mujer escucha repetidamente:

-          que es tonta
-          incapaz
-          que no entiende
-          que no sabe hablar
-          que se equivoca siempre
-          que es débil
-          que es cobarde
-          que es indigna
-          que provoca la violencia, que es culpa suya
-          que merece ser castigada

Y esto lo dice una persona que afirma que la “ama”, va a dar crédito a esas definiciones de sí misma, y se las va a creer.
Esa va a ser su “realidad”.
Por tanto si piensa que es tonta, se sentirá incapaz y torpe, actuará equivocándose y el resultado es que tendrá la culpa de hacer enfadar a su marido.
Va a aceptar el maltrato verbal y esto la va a preparar para aceptar el maltrato físico, la violencia, la agresión, creyendo que se lo merece porque no vale nada, es indigna de algo mejor.
En el momento que cree esto, las palabras

-          tonta-incapaz-débil-cobarde-indigna-merecer un castigo-equivocarse-hay algo malo en mí-

La han matado por dentro de su ser y pueden llegar a matarla físicamente sino se aleja de su maltratador.

MALTRATO
ABUSO
ACOSO
AGRESIÓN
VIOLENCIA

Son acciones que necesitan de dos actores: el maltratador y el maltratado.

Esto es muy importante para comprender este tipo de relación y salir de ella.

Es como que lo que hemos aprendido sobre hombres y mujeres y como se relacionan, nos adjudicara un papel, y lo seguimos sin darnos cuenta de que es un “papel”. Los actores están sometidos a su papel, lo desarrollan, lo viven.

Tan insano es sentir que es adecuado agredir, maltratar, como insano es sentir que es apropiado ser agredido y ser maltratado.

Cuando uno de los dos actores toma conciencia de otra forma de ver su realidad, puede salirse del papel, terminar con el maltrato, cambiar su reacción, su respuesta.

Lo más reconocido es el maltrato de género, de los hombres a las mujeres, pero el abuso, el acoso, la violencia, el maltrato, se da en cualquier relación donde uno de los implicados quiere dominar al otro (padre, jefe, vecino, amigo…)
La realidad es que en una relación de Poder, siempre se da el abuso.
En una relación de Poder Personal, donde somos auto dependientes y libres, el abuso no tiene cabida.

Hay algunas pautas muy claras que indican que se está dando un abuso verbal:

-          las situaciones que hieren a la mujer, que la enfadan o confunden, raramente ocurren en público
-          que la situación que la hiere, enfada o confunde, siempre es inesperada
-          que la situación que la hiere, confunde o enfada, ocurre cuando ella se siente contenta, feliz o afortunada
-          que la situación que la hiere, confunde o enfada, se vuelve habitual
-          que la situación que la hiere, confunde o enfada, generalmente transmite desprecio por sus intereses o deseos
-          que la situación que la hiere, confunde o enfada, no provoca deseo en su compañero de aclararlo o hablarlo, ni siquiera parece molesto por el incidente
-          la sensación de aislamiento se va volviendo habitual
-          puede escuchar que su pareja se define a sí mismo, a ella y a la relación de un modo que no se ajusta a lo que ella vive
-          la mujer nunca reprocha al abusador lo que oye que él dice de ella



Características del abuso verbal

El abuso verbal es un acto de violencia psicológica que se manifiesta por medio de palabras que atacan o injurian, que nos llevan a creer lo falso o que hablan falsamente de una persona.
El abuso puede ser abierto o encubierto.
El menosprecio puede ser expresado con palabras que parecen extremadamente sinceras y consideradas.
El abuso verbal es manipulador y controlador, aunque la mujer no se da cuenta, sólo que la vida es muy diferente a como la esperaba, mucho menos feliz
El abuso verbal es insidioso, desconsiderado, irrespetuoso, de tal modo que su autoestima va disminuyendo, va perdiendo confianza en si misma, cambia su conducta para no volver a ser lastimada, cambia lo que piensa sobre si misma, comienza a sentirse indigna.
El abuso verbal es impredecible, la mujer se siente atónita ante el sarcasmo de su compañero, sus indirectas y sus comentarios hirientes.
El abuso verbal ofrece un doble mensaje: hay incongruencia entre lo que dice y lo que siente verdaderamente. Es falso, actúa. Los dobles mensajes ayudan a enloquecer.
Generalmente, el abuso sufre una escalada, comenzando débilmente y creciendo la intensidad y la frecuencia.

Las categorías del abuso verbal

No compartir nada
Contradecir constantemente
Humillar a la menor ocasión
Hacer bromas con una intención claramente hiriente
Bloquear y desviar los intentos verdaderos de comunicación
Acusar y culpar
Juzgar y criticar permanentemente
Trivializar situaciones graves
Socavar la confianza y la sinceridad
Amenazar
Insultar
Ordenar con tiranía
Olvidar a propósito
Negar lo evidente
Actuar con ira

Creencias destructivas en una relación de abuso verbal

Para pelear hacen falta dos
El amor todo lo puede
Puedes superarlo
Confórmate con lo que tienes
La mujer ha de sacrificarse
Se buena con la gente y la gente lo será contigo
Tómalo con tranquilidad y paciencia
Sigue intentando
Nunca renuncies
Perro que ladrador, poco mordedor
No dejes de sonreír
Esto será una etapa
Las palabras nunca te harán daño
Nadie dijo que fuera fácil
Estáis juntos para bien y para mal

Aplicado a una relación de abuso, perpetúa el maltrato porque la mujer lo acepta como natural, espera el cambio, aunque vaya tardando.

Las creencias favorables en una relación de abuso verbal, son:

Soy digna de lo mejor
Soy valiente, soy fuerte y soy capaz
Me amo tanto que impido cualquier daño, de cualquier persona o cosa
Me amo tanto que hago lo necesario para ser feliz

Cuando se toma conciencia de que esto es lo que nos está pasando, lo primero es aumentar la autoestima y recuperar la confianza en nosotros mismos. Volver a hacer lo que hacíamos antes y hace tiempo que hemos renunciado a repetir. Recuperar a los amigos. Entrar en un grupo de terapia de maltrato. Escribir lo que sabemos que somos aunque lo habíamos olvidado. Afirmarnos constantemente. Tomar la decisión de abandonar al maltratador y buscar todos los apoyos que necesitemos.